sábado, 1 de agosto de 2015

Reseña argumental del Túnel de los Pájaros Muertos

Un niño de 13 años que no crece; una fiesta de cumpleaños en la casa abandonada de una envenenadora; un camionero muerto que conduce un camión fantasmagórico; un internado en un lugar costero al que el mar no se acerca; un rector que pierde un dedo y enloquece; un gemelo muerto y su hermano acosado por los compañeros para que permita que su cuerpo sea ocupado por el alma del ausente; pájaros mutantes y agresivos que viven en una sólida isla de cartas infantiles que sus destinatarios familiares han rechazado; un manicomio en Mar Serena donde no hay pabellones; un reformatorio que carece de nombre, y un parque de diversiones siniestro que asesina a todos los alumnos del internado que se atreven a deambular por él. Con todos estos elementos Marcelo Birmajer (Buenos Aires, 1966) compone un relato de terror construido sobre el tópico de la frontera. Las fronteras son límites reales o simbólicos que se constituyen como marcación de dos espacios o realidades opuestas, pero también como cruce: es esa línea que marca un acá y un allá, que está hecha para separar, pero también para cruzar en un tránsito que puede estar permitido o vedado, pero que hace a la frontera en sí. En El túnel de los pájaros muertos hay una frontera concreta y real: la calle de dos metros y medio de ancho y 3 a 5 kilómetros de largo que separa al Instituto Baldesarre del parque de diversiones de Garro. Los alumnos que cruzan el límite prohibido encuentran la muerte en el siniestro parque abandonado: Lucas Balden, Covagliato, Gerban y Peraza. Sin embargo, otro alumno atraviesa esa calle: Dentolini, el protagonista del relato, un extraño muchacho que parece detenido en un cumpleaños tenebroso que culminó en un gran incendio después del cual nada más se supo de él. Si Dentolini está vivo o muerto es una duda que flota en el texto sin que pueda resolverse, como en todo buen relato fantástico que se precie. Pero, otra serie de fronteras simbólicas siembran la novela: la infancia y la adultez, la razón y la locura, la realidad y la mentira, la muerte y la vida; y los personajes juegan a pasar de un lado a otro sin que podamos fijarlos en una posición. El narrador –externo y en tercera persona– disuelve sus certezas ofreciendo al lector varias opciones de resolución de los principales asuntos a través de “otros” que han narrado antes los sucesos, con lo que todo lo dicho se duplica o triplica para confundir al lector. En la novela también abundan otros tópicos de la literatura de terror: el tema del doble (los gemelos Baden y la dupla Dentolini/Macciole), la mutación siniestra de los pájaros, las condiciones climáticas adversas, la noche, los ambientes, las situaciones de riesgo, los muertos vivos… Y un final abierto que junta nuevamente a dos transgresores que no mueren porque, tal vez, lo están hace rato: uno detenido en el tiempo y el otro infectado por unos gusanos fosforescentes. 

Proyecto de lectura II 
Historias que dan miedo 
FICHA TÉCNICA Título: El túnel de los pájaros muertos Autor: Marcelo Birmajer Serie Roja 
ISBN 978-987-04-1608-1 112 páginas 1.ª edición: septiembre de 2010 Formato: 14 x 23 cm LEN1_REC.indd 10 10/11/12 4:03 
PM 11 © Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723 

Los gemelos Baden y la dupla Dentolini/Macciole conforman el tema del doble en el relato. En pequeños grupos explicar por qué. Volcar las conclusiones en una ronda. “Las cosas que más miedo dan son las más inofensivas”, dice Dentolini. Debatir si acuerdan o no. Expresar lo que a cada uno le resultó más terrorífico en la novela. ¿Por qué? Para la producción ¿Qué transforma el cumpleaños de Dentolini en un festejo inolvidable? Comentar cómo le parece a cada alumno que debería ser un cumpleaños que sus amigos no olviden. Revisar el capítulo sobre las noticias (cap. 5, secc. I) y escribir las crónicas de la costurera envenenadora del barrio de Once (págs. 6 a 8 de la novela). Escribir una biografía de la tía Nera. Con los hechos de la novela organizar un juego al estilo del de la oca, cuyo punto de partida sea el ingreso de Dentolini en el colegio Piane, y el de la llegada, la huida junto con Macciole. (Se pueden consultar las reglas en http://www. acanomas.com/Reglamentos-Juegos-de-Tablero/070/ Oca.htm). 

Elegir alguna de las tres versiones que se ofrecen en la pág. 20 de la novela y escribir un relato. Inventar una historia en la que se narren los efectos enloquecedores de la isla de las cartas sobre una agradable golondrina. ¿El nombre configura la identidad de una persona? ¿Por qué? Escribir un nombre que no sea el propio en un papel, echarlo en una bolsa y sacar otro al azar. Imaginar cómo sería un día de su vida con ese nombre. ¿Habrá regresado Fineo al Manicomio de Mar Serena? Escribir un relato que cuente lo que le sucedió al ex rector del Baldesarre. Ubicar la metamorfosis de los pájaros que se encuentra en las págs. 60 y 62 de la novela. Inventar otras y hacer una enciclopedia ilustrada de las aves del túnel. Para el artículo enciclopédico, revisar el cap. 2, secc. I. ¿Qué sucedería si las cigüeñas asesinas lograran salir del túnel? Escribir un breve relato de terror a partir de esa idea. Representar o grabar un noticiero televisivo del día en que se clausura y evacua el Instituto Baldesarre. Para la lectura Entre todos hacer en el pizarrón una lista de los sucesos principales del relato. En parejas escribir diez preguntas de opción múltiple sobre esos hechos e intercambiarlas. Realizar una lista de los lugares donde transcurre la acción. Revisar el cap. 5, secc. I, y reconocer si se trata de los lugares típicos de los relatos de terror. Fundamentar con frases de la novela. ¿Qué significado adicional se podría descubrir en los nombres de los sitios? ¿Qué características del parque lo transforman en un lugar siniestro? ¿Cómo muere o desaparece cada uno de los alumnos? Ubicar la descripción inicial del Instituto Baldesarre del cap. II e indicar qué aspectos lo transforman en un lugar terrorífico. Compararlo con el parque de diversiones. Definir qué tiene de típico y de atípico el manicomio de Mar Serena. Clasificar al narrador de la novela. Debatir si es el tipo más adecuado para esta clase de texto. Ubicar los fragmentos en los que el narrador cita otras fuentes de información. ¿Por qué este recurso sirve para crear la confusión propicia para el terror? Debatir qué límites reales aparecen en la novela y qué separan. ¿Cómo los traspasan los personajes? Releer la opinión de Dentolini sobre las fronteras (págs. 53/54). ¿Es así en la novela? Fundamentar con citas del texto. ¿Quiénes son los locos y los cuerdos en la novela? ¿Está claro este límite? ¿Quiénes pasan de un lado y de otro de esta frontera? ¿Qué personajes muertos parecen no estarlo? ¿Por qué Dentolini no crece? ¿Está vivo? Debatir y fundamentar con citas. Revisar el episodio del incendio, el del camionero, sus lastimaduras no infectadas, su asesinato del sombrillero, su enfrentamiento con la muerte en las págs. 99 y 100, y 94. ¿Quiénes son los rectores de la novela? ¿Qué tienen en común y en qué se diferencian? ¿Cómo se comportan los adultos? ¿Y los niños? ¿Son las conductas esperables para unos y otros? ¿Por qué? ¿Hay una frontera clara entre estas dos etapas de la vida?

El Túnel de los Pajaros Muertos - M. Birmajer

El túnel de los pájaros muertos

Análisis de la Novela El Túnel de los Pájaros Muertos 3° 4° CPSL.

1339180745962-portada-tunel-pajaros-muertos_grande.jpg

"En El túnel de los pájaros muertos, Marcelo Birmajer (1966) aborda una temática que, confiesa, le da mucho miedo: los pájaros muertos. Niños macabros, adultos peores, y lugares que permanecen intactos para el miedo de siempre, son parte del periplo por el que nos guía el relato. "Ésta historia trancurre en el barrio de Once. Comienza con un grupo de amigos en una  abandonada, una venganza y varias desapariciones.
La casa será el escenario de la venganza de Atilio, un niño callado y solitario que es objeto de las burlas de sus compañeros.
El destino, lo llevará al sitio de sus peores pesadillas: el Instituto Baldesarre. Allí habitan extraños personajes, un cementerio de pájaros suicidas y el olvidado parque de diversiones que alberga una maldición asesina.
Organización e  del libro:
.La imagen de la tapa representa a los pájaros, muertos, que se estrellabas contra las cartas rechazadas, sin objetivo alguno.
1339186911731-sdfasdf.png

.El título de cada capítulo es muy preciso. Lo único desfavorable es que adelanta lo que va a pasar.

.El título y su tapa es lo que primero llama la atención. Éstos son los que incentivan a leerla. Juntos dan la imagen de una novela atrapante e interesante para leer.

.Está organizado en introducción, nudo y descenlace.

.Es narrada cronológicamente.

.Está relatada por un narrador omnisciente, en tercera persona.
Es realmente excelente la novela, se las recomiendo :D. En ella van a poder experimentar: el temor, la existencia de fantasmas, animales y objetos animados, la pérdida de la integridad  –como dolor o amputación de miembros– y psíquica.
Por Nicole Di Napoli Citrángolo y Francisco Merchán. Coordinados por la Prof.  Mariana Chacón
“… A lo largo de mi vida he descubierto que el hombre necesita del misterio como del pan y el aire. Necesita de las casas embrujadas, de las personas innombrables, de las calles sin retorno que hay que esquivar. Yo lo sé. Yo he visto gente morir de normalidad”.
 Marcelo Birmajer nació en la ciudad de Buenos Aires el 24 de noviembre de 1966. Es un polifacético, autor, novelista, escritor de cuentos, periodista cultural, ensayista, guionista de cuentos y cine, autor teatral, humorista y traductor.
Desde su comienzo en el mundo de la escritura no se dedicó a un género en particular, sino que sus narraciones varían entre fábulas, relatos cortos, historietas y novelas para adolescentes y adultos.
 Los principales temas que se mencionan en ellas son aquellos que en su infancia le provocaron temor e interés como la orfandad, el abandono, la muerte y los lugares desconocidos. Algunos de estos tópicos son tratados por el autor en su novela  “El túnel de los pájaros muertos” (2010), ya que la misma narra la historia de Atilio Dentolini, un niño que a muy temprana edad queda por ausencia de sus padres al cuidado de su tía muda, éste vivió una infancia llena de desprecio, tristeza y abandono.
 Al ingresar al colegio, sufre la burla de sus compañeros, motivo por el cual ejecuta una venganza contra ellos, la cual culminó con la desaparición de dos alumnos: Tenia y Bacone. Atilio nunca fue juzgado por estas acciones porque hizo que todo se viera como un accidente.
 Dos o tres años después el protagonista aparece en un instituto denominado Baldesarre, un edificio que se alimentaba de depresión, donde abundaba la desesperación, habitaban extraños personajes, las cartas no llegaban a destino y los espíritus de los muertos representaban una parte importante.
 Frente a este había un parque de diversiones olvidado que albergaba una maldición asesina. En estos sitios se desatarán varios acontecimientos extraños y dificultosos que deberá atravesar el personaje principal para cumplir con su objetivo.
 Consideramos que la novela es extremadamente interesante ya que al leerla pudimos experimentar el temor, el coraje, el enigma, el dolor, la desesperación, la angustia y demás sentimientos que reflejaban los personajes. Este relato además nos permitió volar con nuestra imaginación a los lugares en los que se desarrollaban las acciones y crear una imagen propia de los personajes y situaciones que ocurrieron. También destacamos el ingenio y la habilidad del autor a la hora de redactarla.
 Con respecto al título, creemos que el túnel hace referencia al instituto frío, oscuro, con una temática de prisión y los protagonistas serían los pájaros que se encontraban allí muertos. Recomendamos esta novela de lectura rápida y eficaz.
Entrevista realizada el 29/20/2010 A Marcelo Birmajer.
Por Leandro Arteaga
En El túnel de los pájaros muertos,Marcelo Birmajer (1966) aborda una temática que, confiesa, le da mucho miedo: los pájaros muertos. Niños macabros, adultos peores, y lugares que permanecen intactos para el miedo de siempre, son parte del periplo por el que nos guía el relato. Más una presencia literaria bradburyana que es virtud de artesanía narrativa.



-¿Es posible habl
ar de terror para chicos? ¿Me expreso bien?

-Yo diría que mi libro es para adolescentes, o para jóvenes; pienso que es una literatura que no excluye adolescentes. Hay otros libros míos que sí los excluyen, no le daría a un adolescente libros míos como Tres mosqueteros o La despedida, en cambio sí les recomendaría El túnel de los pájaros muertos. Digamos que lo que hace el escritor juvenil es recortar de la literatura universal aquellos capítulos que resulten más amables para esa franja etária.

-Por mi parte, nunca he dejado de lado la denominada literatura juvenil.

-Yo tampoco.

-Es que Verne siempre nos acompaña. ¡Qué capacidad de asombro constante nos permiten estos escritores!

- Sí, Verne especialmente. Hace poco leí Las tribulaciones de un chino en China, me pareció extraordinario, y se trata de un libro juvenil.

-En relación a tu libro, destacan ciertas situaciones por ser muy violentas, casi explícitas, que dan cuenta de la influencia del cine.

-El cine juega un rol preponderante en mi vida, indefectiblemente en mi literatura, así como también la historieta o la televisión. Yo me he nutrido de géneros distintos, no solo de comedias, drama, policial, terror, sino también en lo que hace a los distintos modos de expresión: el teatro, el cine, la literatura, la televisión. En el terror mis influencias, te diría, son directamente literarias: Poe, Stephen King, Clive Barker, son los primeros nombres que se me vienen a la cabeza. Pero el cine aparece indudablemente desde lo vertiginoso, desde el suspenso y la acción, queson marcas de mi literatura, ya sea para jóvenes o para adultos; es difícil encontrar un libro mío donde no pasen cosas.

-Me recordás una reciente entrevista a Pablo De Santis, donde señalaba algo similar. Creo que hay toda una generación de escritores como vos que nunca ha ocultado el gusto por la historieta y por los géneros.

-Mirá, yo nunca leí una historieta de autoayuda, y eso es una medalla que la historieta puede elevar por sobre la literatura. No me parece muy fácil encontrar libros que estén a la altura de Astérix o de Corto Maltés, así como tampoco hay muchas historietas a la altura del Quijote o de Madame Bovary. En todos los géneros lo talentoso es minoría y la mediocridad es mayoría. Pero en la historieta es más fácil encontrar talento antes que en la literatura, cuando uno habla de historieta podemos pensar rápidamente en Goscinny, Quino, Pratt, decir que algunas de sus obras pertenecen a un género menor habla más de una incapacidad de apreciar el talento del que lee antes que de la historieta en sí misma. Con De Santis te diría que, antes que parte de una generación, formamos parte de un dúo. Somos muy amigos, en la revista Fierro él entró casi al mismo tiempo que yo, a partir de ahí recorrimos muchas cosas juntos, el diario Sur, el programa de Fabián Polosecki, hemos trabajado en más cosas juntos que por separado.

-¿En qué formato narrativo te movés con mayor facilidad?

-Me muevo con más facilidad en el cuento, ese es mi género natural, ahí es donde soy al mismo tiempo un escritor vocacional y de oficio. Después, empezando por la novela, tengo que recurrir al oficio, tengo que esforzarme por hacer que esa historia se encarrile, mientras que en el cuento sale solo. Cuanto más me alejo del cuento, más difícil me resulta. La historieta me resulta mucho más difícil, el guión cinematográfico todavía bastante más. Pero todo lo hago porque vivo de escribir, porque me gusta participar de experiencias distintas, me gusta ver actores participando de algo que yo escribí, me gusta ver un dibujante realizando un guión de mi autoría, aunque no sea mi vocación, mi vocación es la del cuento.

-Y en cuanto al cine, ¿qué te pasa cuando ves la película terminada?

-Te cuento cuando vi El abrazo partido, un guión que escribí en su totalidad y que (Daniel) Burman corrigió al momento de filmar. Cuando la vi lo que sentí es que yo era un mago que, de la nada, hizo surgir un mundo, eso me emocionó mucho. Una obra me confirmaba que yo era capaz de hacer magia.

-De nuevo con El túnel de los pájaros muertos, disfruté de reencontrarme con esos lugares de miedo que ya eran así cuando uno era más joven: el manicomio, la escuela, los espacios cerrados.

-Es que el miedo no evoluciona, no lo combatís con tecnología, al contrario, los mails no hacen más que confirmar que los muertos pueden hablar, ¿cómo te va a hablar un muerto si no es a través de un mail? Lo que hace un mail es confirmar que hay fantasmas, no los ahuyenta. Los celulares pueden ser pasto de temores incluso peores. Los miedos son eternos, atávicos. Hace unos días, en la presentación del libro, decía que pasaron miles y miles de años de la aparición del hombre sobre la tierra, llegamos a la luna, pero todavía nadie se anima a dormir en un cementerio.

-En el libro mostrás cómo los chicos, si bien ya crecidos, inmediatamente se dejan seducir por un cumpleaños en una casa embrujada.

-Es que una casa embrujada es lo más atractivo que hay.

-¡Y con un mago!

-Por supuesto, y de hecho los chicos bromean con que es un cumpleaños vanguardista porque vuelve a ser como el que celebraban cuando tenían cinco años, ahora que ya tienen trece.


-A partir de esto, cómo ves hoy desde el recambio generacional el lugar de la lectura, donde Verne ya no es un nombre habitual.


-Lo que falta son buenos escritores, cuando aparece un libro que conquista desde la lectura, arrasa con todo, con la tele, con las películas, con la tecnología. Uno dice “los chicos están en Internet”, pero ¿qué es lo que miran en Internet? ¿qué es lo que les atrae? En todo caso, están hueveando porque no tienen un buen libro para leer, y somos nosotros los encargados de escribirlos. Si Harry Potter logró vender los millones de ejemplares que vendió quiere decir que se puede. Yo, personalmente, tiendo a volcar la responsabilidad sobre los propios escritores, incluyéndome.

-Y sobre el mundo adulto, que ya no tiene bibliotecas en su casa.

-Y fijate que el mundo adulto, en los suplementos literarios, dedicados al mundo académico de la literatura, suelen recomendar autores infumables, libros imposibles de leer, y eso tiene un efecto perjudicial tanto en adultos como en adolescentes. Hay una enfermedad por recomendar lo incomprensible, lo que se queda en el mirarse el ombligo; son enfermedades culturales, de época, que espero que en algún momento pasen, mejor haríamos en volver a autores como Verne, como Jack London, como Poe, los grandes narradores de la historia.

-Se destaca, como rasgo de época, la corrección política.

-Tampoco hay un consenso respecto de lo bueno en literatura, mientras que sí hay una defensa del chiste malo, de la historia que no cierra, y todas estas teorías terminan por conducir a la no-lectura. Cuando uno agarra un libro quiere que empiece y que termine, uno no espera que el autor se haga el vivo. Cuando los autores hablan, uno también espera que digan algo entendible, que se pueda dilucidar. Por ejemplo, leía los reportajes a Fogwill, que ya no nos acompaña, y la verdad que nunca entendía nada de lo que decía, tampoco de su literatura, aunque sobre todo en los reportajes. Lo conocí personalmente, y era inexplicable, una serie de insensateces. Mirá que te puedo hablar de muchos escritores… Por ejemplo, siempre estuve en desacuerdo con todo lo que decía Cortázar, pero entiendo todo lo que decía, leí toda su obra ensayística, y cada cosa que decía se la entendía. Borges, por ejemplo, en muchas cosas que decía estaba de acuerdo, en otras, profundamente en desacuerdo, pero siempre le entendí. Volviendo a Fogwill, ¿es una especie de genio, al que no puedo entender porque era genial? No, tiendo a pensar que era incomprensible. Pero hay una especie de canon en la academia por la cual quien escribe algo incomprensible pasa a ser genial, y eso aleja a la gente de la literatura. A mí me encanta Philip Roth, me parece extraordinario, pero es alguien que no sabe escribir finales. Yo tengo otras incapacidades, como la de que en mis libros mis personajes hablan todos igual. Eso no se puede vender como una forma de escritura, son las limitaciones de cada escritor.

-Te devuelvo a El túnel…, porque quería decirte que el parque de atracciones muerto, fantasma, que describís, me remitía mucho a Bradbury.

-Ahí tenés a un escritor mayúsculo, que te zamarreaba con cada argumento, que te terminaba con finales imprevistos, que iba al corazón. Por ejemplo a través de ese marciano que encarnaba a familiares muertos en Crónicas marcianas, ¡hay que tener esa idea! Eso es escribir un cuento de verdad. Ese talento lo encontrás una vez en cincuenta años. Yo soy un deudor, un devoto de Bradbury.

-Si tengo que pensar en un cuento suyo, siempre elijo "El lago", enEl país de Octubre, donde el protagonista se reencuentra con su mujer muerta.

-Bueno, ahí tenés un escritor que mantiene un tema. Ese cuento tuvo un efecto casi de plagio en mí, en mi novela No tan distinto, donde el personaje se encuentra con su mujer muerta en la pileta de su country.

-Te tengo que contar que a No tan distinto lo leí esta mañana, previendo este diálogo.

-¡No te puedo creer! 

-Pero no reparé en esta citabradburyana.

-Es que el poco talento que pueda tener Birmajer es que tratando de seguir a sus maestros encuentra su propia voz, pero siempre siguiendo a sus maestros. Esto yo no lo pudiera haber escrito sin Bradbury. Y otro libro que me vuelve loco es El hombre ilustrado, es extraordinario. Es Las mil y una noches. Seguramente después va a venir algún infeliz a decir que Bradbury es un escritor menor. Y, si me perdonás, Stephen King escribió muchos libros malos, algunos pésimos, pero hay uno extraordinario que es Cementerio de animales, una obra maestra del terror. Y otro que es también maravilloso es Las cuatro estaciones; luego de leerlo ¿quién puede animarse a hablar mal de Stephen King? Veo que Harold Bloom lo ataca y pienso que es alguien limitado, por más académico y figura de las letras internacionales que sea. A mí no me la van a vender.
libros recomendados para leer

lunes, 19 de marzo de 2015


Libros
1_El joven lennon, Jordi Sierra I Fabra
2_El sindrome de Mozart, Gonzalo Moure
3_Mi planta de naranja lima, José Mauro de Vasconcelos
4_Nunca seré un superhéroe,Antonio Santa Ana
5_Los ojos del perros siberiano,Antonio Santa Ana
6_El sabueso de los baskerville,A. Conan Doyle
7_Los crimenes de la calle Morque,Edgar Allan Poe
8_Los ojos del lobo,Care Santos
9_Frankentein,Mary Shelley
10_La isla del tesoro,Robert Louis Stevenson
11_Amigos por el viento,Liliana Bodoc
12_Diembre,super album,Liliana Bodoc
13_Los vecinos mueren en las novelas,Sergio Aguirre
14_El alma del diablo,Marcelo Birmajer
15_Despacio,escuela,Nelly Fernandez
16_Nuestra Natacha,Alejandro Casona
17_Angeles y diablos,Jorge Accame
18_El tunel de los pajaros muertos,Marcelo Birmajer
19_El mapa imposible, Liliana Bodoc
20_La llave del aguila,Elisa Roldan








Power Point sobre la novela Los Ojos del Perro Siberiano