jueves, 21 de agosto de 2014

Interpretación de estrofas de Martín Fierro

 http://martinfierro62.blogspot.com.ar/2010_10_31_archive.html

INTERPRETACION DE ALGUNAS ESTROFAS.

Mi gloria es vivir tan libre
Como el pájaro del cielo
No hago nido en el suelo
Ande hay tanto que sufrir,
Y naides me ha de seguir
Cuando yo recuento el vuelo.

Como el pájaro en el cielo. En el poema se alude constantemente al águila y eso nos permite suponer que no sea otro el pájaro aludido en este verso; como también en la primera estrofa, cuando se refiere al ave solitaria.

Yo he conocido esta tierra
En que el paraíso vivía
Y su ranchito tenía
Y sus hijos y mejer…

En que el paisano vivía. Aunque en casi toda la extensión del poema se confunden los terminos gauchos y paisanos, en este verso hay una distinción.
El paraíso es propietario y secundario.
El gaucho neto es criollo errante.

Sosegado vivía en mí rancho
Como el pájaro en su nido
Allí mis hijos queridos
Iban creciendo a mi lao…
Solo queda el desgraciao
Lamentar el bien perdido.

Vivía. El pretérito imperfecto alude a una acción repetida; nos da noción de un hecho acaecido, pero que se prolonga en el tiempo y perdura hasta momentos inmediatos al presente. Su empleo indica afectividad, sentimiento, angustia, custodia del recuerdo necesidad de prolongarlo en la evocación.

Había sido el guitarrero
Un gaucho duro de boca
Y tengo pacencia poca
Pa aguantar cuando no debo.
A ninguno me le atrevo
Pero me halla el que me toca.

Duro de boca. Se refiere preferentemente al caballo y por extensión al individuo que se deja arrebatar con facilidad por la ira.

Para mi la cola es pecho
Y el espinaso es cadena;
Hago mi nido ande quiera
Y de lo que encuentre como
Me hecho tierra sobre el lomo
Y me apeo en cualquier tranquera.

Condición de hombre sufrido, sino tiene cobija, aguanta y sobre todo no desdeña ninguna casa por humilde que sea.

Debe atarse bien la faja
Quien a guardarlo se atreva
Siempre mala intención lleva,
Y, como tiene alma grande
No hay plegaria que lo ablande
ni dolor que lo conmueva.

Alma grande. Referido al indio equivale a alma dura, sinónimo de “corazón de piedra”, quizás sea una imposición de la rima. No puede interpretarse por grandeza de alma.

Donde los vientos me llevan
Allí estoy como en mi centro,
Cuando una tristeza encuentro
Tomo un trago pa alegrarme
A mi me gusta mojarme
Por ajuera y por adentro.

Mojarse por ajuera. Lavarse, higienizarse “por adentro” beber caña, ginebra o cualquier otro estimulante.


Trabajo práctico de Literatura


Análisis del canto XI de la primera parte del Martin Fierro de José Hernández


1- Describir el yo de la enunciación.

2- Describir la caracterización directa de Martín Fierro.

Martín Fierro inicia el canto XI presentándose como cantor y caracterizando su capacidad para el mismo. Dice que a diferencia de otros cuyo canto les sale con armonía (“como agua de manantial”), a él las coplas le brotan casi compulsivamente (“como ovejas del corral”). Una vez que surge el primer verso, los otros los van siguiendo, incontrolables, a pesar de su ignorancia que le hace trabajoso manifestarse (versos 1897 a 1902). Si bien para ambos casos extrae de la naturaleza los elementos de la comparación –el manantial y las ovejas–, existe una diferencia sustancial. La armonía está relacionada con la naturaleza inanimada; en cambio, la incontinencia suya para el canto lo está con la naturaleza animal: el rebaño de ovejas que una vez abierta la puerta del corral se atropellan por salir (versos 1890 a 1897).
Ya en la cuarta estrofa, Martín Fierro reflexiona sobre el contenido doloroso de sus coplas y, para ello, pasa a compartir –como más adelante– el destino desgraciado del gaucho relacionando las penas y el sufrimiento con la ignorancia (versos 1904 a 1908).
Al referirse a su condición de fugitivo, Martín Fierro expresa su desarraigo a través de comparaciones con animales desprotegidos (versos 1911 a 1914). Moverse en esa condición, como “guacho” sin alivio, lo lleva a dar otra supuesta característica nueva, adquirida: la de ir endureciéndose, insensibilizándose (versos 1915 a 1920).
Parte de su atuendo gaucho, insuficiente, es mostrado por Martín Fierro en los versos 1933 y 1934 (“Yo tenía unas medias botas / con tamaños verdugones...”).
Su impaciencia natural y su característica de no iniciar una situación violenta aunque sí de responder a alguna que le viene de afuera e inmediatamente, las expresa en los versos 1947 a 1950, así como su coraje frontal (“...poco el peligro me espanta...”, verso 1978) y su capacidad de mantener su entereza aunque hubiera bebido, a pesar de que otros lo consideren ladino, traicionero (versos 1989 a 1992).
Sentirse a campo abierto es para Martín Fierro la libertad, lo mismo que para todos los gachos pero, como ya lo expresó anteriormente, es también el desarraigo. En estos versos, Martín Fierro se desdobla y a la vez se unifica: él y el gaucho matrero, un destino. Martín Fierro no dejará de sentirse víctima del destino (“No hay fuerza contra el destino / que le ha señalado el cielo”). Si por un lado asocia la libertad al pensamiento inasible y al movimiento de las nubes por el viento –también inasibles para el hombre– para manifestar la condición dramática del gaucho matrero –él mismo– utiliza la enumeración negativa: “que no tiene el que es matrero / nido, ni rancho, ni asiento”.
Concluye el canto con una reflexión acerca de la exposición a que está sujeto un gaucho en falta, aunque hay otros, seguramente, dispuestos a perdonarlo. En este último verso aparece una esperanza, una fe en el hombre inteligente (versos 2017 a 2022).

3- Señalar qué otros personajes aparecen en el canto y cómo se los caracteriza (carácter, tipo, estereotipo, etc.).

En el canto aparecen nuevos personajes: el guitarrero, una moza con la que Fierro bailó y “un gringo con un jusil”. Al guitarrero se lo describe como “un gaucho duro de boca” que se burla de Martín Fierro. La moza se presenta como una integrante más del hembraje y no hay ninguna caracterización particular que la distinga del resto de las mujeres. Al gringo tampoco se lo describe (aparece sólo dos renglones); es parte de aquello contra lo cual Fierro se enfrenta.
En este canto, así como en toda la obra en general, no hay una caracterización importante de los personajes. Por el contrario, aparecen como parte de las circunstancias que se presentan ante Martín Fierro, como un conjunto, un estereotipo: el hembraje, el gauchaje. Por ejemplo, en lugar de describirse una mujer en particular, hay frases como “se secretiaron las hembras” o caracterizaciones de las mujeres en general: “para prestar sus socorros / las mujeres no son lerdas”.

4- ¿Cómo se incorpora el paisaje en el canto?

La alusión a las ovejas habla de ese campo relacionado con el trabajo del gaucho como arriero, pero en la mayor parte del canto XI el paisaje es el de la inmensa Pampa, de pajonales (“me refugié en los pajales / anduve entre los cardales”) de cielos abiertos modificados por el viento (“como las nubes al viento”), la Pampa de los avestruces (“a andar con los avestruces”).
Al paisaje natural de la Pampa se suman esas interrupciones construidas por el hombre: los ranchos –no descriptos en el canto– y la “...casa de baile / un rancho de mala muerte”.

5- Cuál es el tema principal y los subsidiarios de este canto.

            El tema principal de este canto es el de “las injusticias de las cuales es víctima el gaucho ‘desgraciao’”, denunciadas por el narrador en una amarga queja.  Además de éste, encontramos el tratamiento de otros temas subsidiarios, como “la relación de la ignorancia con la desgracia y el padecer de los gauchos”, “

6- ¿Qué costumbres revela el canto, qué aspectos de lo local?

El canto revela diversos aspectos que recrean la época. Se muestran expresiones y rasgos característicos de la jerga de la época: bagual (caballo sin domar), gato (baile popular pampeano), fandango (baile, reunión, fiesta), changango (guitarra ordinaria), pango (alboroto, confusión), pericón (baile nativo argentino), etc. También la pulpería es un ejemplo de lo local. Entre los gauchos del siglo XIX, las pulperías eran despachos de bebidas y comestibles en los cuales eran frecuentes las milongas. Por lo demás, el canto en general denota una típica rutina del gaucho: va a una milonga, se enfrenta, mata y huye. El estilo de la narración con un gran número de expresiones locales, así como la presencia de costumbres características del siglo pasado, nos ambientan en el ámbito gauchesco de la época.
7- Elegir tres estrofas y analizar la versificación, la rima, la construcción de la estrofa(comparar la estrofa sextina o hernandiana con el párrafo de Martí), las figuras retóricas más profusas de la literatura gauchesca, las alteraciones morfológicas, y la construcción del campo lexical.Primera parte: "La Ida"

Martín Fierro, el gaucho, nos va a contar con sincera nostalgia la vida feliz que antaño llevaba en la pampa y la inicia no con el grandilocuente verso homérico de "Canta musa, la cólera de Aquiles"… sino con un auténtico rapsoda del pueblo al que van destinadas sus cuitas y lamentos: "Aquí me pongo a cantar / al compás de la vigüela…" en el canto II comienza el relato propiamente novelesco del poema, concretamente al llegar la cuarta estrofa: la leva lleva al gaucho del hogar a "la frontera", a la tierra de indios.

En el canto III asistimos a la vida miserable que sufre nuestro protagonista en su nuevo destino. La guerra con el indio se halla erizada de peligros sin cuento, hasta el punto de que el gaucho decide huir (canto IV y V). La continua huída va a durar tres años, sembrado de penalidades sin cuento. Pobre y desnudo, regresa a su rancho, que ha sido destruido y ha de refugiarse en una cueva.

Las penalidades no han terminado: en el canto VII Fierro sufre persecución al ser considerado un vago. Entonces se revela y se torna "malo", frecuenta las "pulperías", se emborracha y, pendenciero, en una pelea mata a un negro. En el canto VIII, la policía lo persigue. Exhausto, pero valiente, lucha hasta la extenuación, hasta conseguir la admiración del sargento de policía Cruz, en el canto IX lo escucha con atención y, compadecido de él, le cuenta a su vez, su historia; y así ambos, por ser dos almas gemelas, deciden marchar a tierra de indios. Así se llega al canto XIII, con el que finaliza la primera parte. Hernández, por boca de su protagonista, anuncia "romper la guitarra para no volverla a templar". En la última estrofa se encierra toda la protesta y denuncia socio-política: "…que referí ansí a mi modo / males que conocen todos / pero que naides contó".

Metáforas:

La tierra no da fruto si no la riega el sudor.

Yo soy toro en mi rodeo y torazo en rodeo ajeno.

Sangra mucho el corazón del que tiene que pedir.

Tiene en la desgracia mía un espejo en que mirarse.

Siempre es bueno tener palenque ende ir a rascarse.

Si la vergüenza se pierde jamás se vuelve a encontrar.

Comparaciones:

El hombre que lo desvela una pena estrordinaria, como el ave solitaria, con el cantar se consuela.

Cuando puntiao me encuentro, me salen coplas de adentro como agua de la vertiente

Mi gloria es vivir tan libre como pájaro del cielo.

La ocasión es como el fierro, se ha de machacar caliente.

Estaba el ñato presente, sentado como de adorno.

A poco andar dispararon, lo mesmo que sabandija.

Personificaciones:

La miseria en su afán de perseguir de mil modos llama en la puerta de todos y entra en la del haragán.

En donde viven bramando los volcanes que echan fuego.

Son los secretos que las tinieblas esconden.

Son los ecos que responden a la voz del que da un grito

Es siempre, en toda ocasión, el trago el pior enemigo.

Los cielos lloran y cantan hasta en el mayor silencio.

Resume los consejos de Martín Fierro a sus hijos. Opina al respecto.
Tengan cuidado, porque nunca se sabe donde se oculta un enemigo. Tengan en cuenta que debe saber muy poco aquel que no aprendió nada. Es mejor que aprender mucho, aprender cosas buenas. No aprovechan los trabajos si no han de enseñarnos nada. Siempre deben conocer al momento cuando a alguien enfadan. En el mayor infortunio pongan su confianza en Dios; de los hombres, sólo en uno; con gran precaución en dos. Las faltas no tiene límites; aquel que defectos tenga, disimule los ajenos. Nunca abandonen a un amigo, pero no pretendan nada de él. Siempre el amigo más fiel es una conducta honrada. Ni el miedo ni la codicia es bueno que a uno le asalten. No se sobresalten por los bienes que pierdan. Al rico nunca le ofrezcan y al pobre jamás le falten. Bien lo pasa el que respeta a la gente. Sean prudentes para librarse de enojos: cautelosos entre los flojos, moderados entre valientes. El trabajar es la ley, porque hay que adquirir; es una triste situación el tener que pedir. Trabajen siempre para ganarse el pan, pues la miseria siempre alcanza al haragán. A ningún hombre amenacen, porque nadie se acobarda. Para salir de cualquier peligro, más vale la confianza en uno mismo que las armas. Nunca dejen pasar una oportunidad cuando esta se presente. Si la vergüenza se pierde, jamás se vuelve a encontrar. Manténganse unidos, pues si se pelean son vulnerables. Respeten a los ancianos. Tengan cuidado porque serán juzgados de acuerdo a la gente de la que se acompañen. Procuren cuidar de sus padres en su edad madura. No se fíen de quien los ofenda, aunque perdonen la ofensa. Si tienen que obedecer, obedezcan y el que manda será más bueno. Procuren no perder ni el tiempo ni la vergüenza. Sepan que ningún vicio acaba donde comienza. No es vergüenza ser pobre, pero sí ser ladrón. No maten a otra persona ni peleen sin motivo. Es siempre, en toda ocasión, el trago el peor enemigo. Si se arma lío no se muestren altaneros aunque tengan razón. Si se enamoran, nunca ofendan a la mujer. Si son cantores no templen el instrumento si no tienen fundamento.

Si echamos un vistazo a la vida de Fierro es fácil darse cuenta que este no rigió su existencia en base a estas máximas. Llevó una vida muy dura, repleta de sufrimientos y, evidentemente, arrepentimientos. Cometió muchos errores, pero tuvo mucho tiempo para meditar respecto a ellos, y darse cuenta que tan distinta podría haber sido su vida de haberse comportado más sabiamente. Los consejos que él da, son conclusiones sacadas por él mismo al analizar su propia vida y, al transmitírselos a sus hijos y a Picardía, pretende ahorrarles los sinsabores que el padeció, por no haber tenido a nadie que lo guiara en su momento. Al analizarlos por separado es curioso como algunos son extremadamente pesimistas, mientras otros son muy optimistas. Es claro que no tiene mucha confianza en el género humano, ya que insta a sus hijos a no fiarse y a ser precavidos; pero, por otro lado, demuestra la seguridad sorprendente de que las buenas actitudes serán correspondidas. Son consejos muy sabios, que recomiendan, a la vez, paranoia, desconfianza, lealtad, disimulo, honradez, humildad, solidaridad, precaución, responsabilidad, esfuerzo, amabilidad, ternura, bondad, respeto, prudencia, moderación, audacia, conciencia y valor, entre otras cosas.

Martín Fierro relata la historia de las penas de un gaucho. El final del poema cierra este relato pero no su propia vida. A partir de la elección de un punto de vista coherente con el que ofrece el poema, escribe un final para la vida de Fierro.
Después de separarse de sus hijos y Picardía, Martín Fierro cabalgo en busca de un lugar donde rehacer su vida. Con poco dinero y no más pertenencias que el caballo y las pilchas, se valió para sobrevivir de sus habilidades como cazador y de alguno que otro trabajo en una estancia. Y así pasaron los años, sin demasiados altibajos, y Fierro seguía envejeciendo y su salud empeoraba día a día. Quiso la Providencia que lo agarrara un día, llegando a una pulpería una tremenda tormenta y, aunque llegó a guarecerse, el frío que había tomado lo hizo desvanecerse. El local pertenecía a una viuda y a sus siete hijas que, al ver al pobre Fierro, viejo y enfermo, se apiadaron de él y llamaron a un médico. El médico que lo vio dijo que, por el momento, solo necesitaba descanso abrigo y alimento, pero que, aun cuando se repusiera, su salud ya no soportaría la vida de gaucho errante que obviamente venía llevando. La viuda, que tenía buen corazón le preparó un cuarto y ahí lo llevaron. Al poco tiempo, el gaucho volvió en sí y, agradeciendo de corazón, dijo que no quería abusar y que cuanto antes se mandaría a mudar. Pero se encontraba muy débil y las mujeres no quisieron ni hablar de dejarlo ir. En las semanas que siguieron, mientras Fierro se recuperaba, se fue haciendo cada vez más cercano a las amables habitantes de la casa. La más joven (y más curiosa) inquirió un día respecto a la historia del gaucho, y este, que se sentía extremadamente agradecido, pensó que referirles sus aventuras era lo menos que podía hacer para pagarles tan tremenda atención que habían tenido para con él. Todos los días la viuda y sus hijas iban al cuarto del gaucho a escuchar su relato, y el día en que el finalmente se sintió fuerte como para irse, ellas le rogaron que no lo hiciera, pues habían quedado prendadas de él y sufrirían mucho por su ausencia. Y así fue como finalmente, después de tantos años Martín Fierro sentó cabeza y se quedó definitivamente en la pulpería. Se celebro, al poco tiempo, el matrimonio de Fierro con la viuda cuyo nombre, Irene, significaba "paz", lo cual fue muy apropiado ya que fue eso lo que ella trajo por primera vez a la vida de nuestro gaucho.

Martín Fierro pasó los últimos años de su vida atendiendo la pulpería, en la que se divirtió de lo lindo, cuidando bien de sus hijastras con las que mantuvo una relación de mutua adoración, y amando muchísimo a su esposa, la única mujer en el mundo que supo entender a nuestro héroe y amarlo con todos sus vicios y virtudes.

Pero, no nos olvidemos de Picardía y los hijos de Fierro, que, al encontrarlo nuevamente, lo visitaban periódicamente y, ¡Oh, casualidad!, terminaron desposando a tres de sus hijastras y quedándose también a vivir con ellos.

Al morir Martín Fierro, muchos años después, de viejito en su cama, se le dio sepultura cristiana y muchos hubo que lo lloraron.

Escribe un texto de opinión teniendo en cuenta estos aspectos:
¿Quiénes pueden pensar como Fierro en la actualidad?
Una de las clases sociales que puede semejarse a la de Martín Fierro es la clase pobre, los habitantes de las villas miseria.


Trabajo práctico de literatura

Análisis del canto XI del Martín Fierro de José Hernández


1-  Describir el yo de la enunciación.

El narrador asume un papel protagónico: se expresa en primera persona para relatar todo cuanto le concierne a él(“a mí me pasa”); el “yo” narrador expone hechos autobiográficos que transcurrieron en el pasado(por lo tanto, su perspectiva es desde dentro de los acontecimientos) y, a su vez, se autodescribe. Como podemos observar, emplea tres tiempos verbales: el pasado, el presente y el futuro. El presente es utilizado desde el principio para describir distintos caracteres constantes(“yo tengo pacencia”), que se irán integrando a lo largo del canto y nos servirán para construirnos una imágen de él(una técnica recurrente es la expansión del personaje de lo individual a lo universal). Este tiempo verbal empieza y cierra el canto, además de encontrarse intercalado con el uso del pasado a lo largo de todo el canto, cumpliendo dos funciones: la ya descripta, y la de servir para afirmar sentencias universales(reforzadas, por ejemplo, al ser introducidas con proposiciones del tipo “en toda circunstancia, paga el gaucho su inorancia con la sangre de las venas” ). Durante gran cantidad de estrofas podemos vislumbrar el empleo del pasado para narrarnos momentos y situaciones vividas(“monté y me largué”). Por último, el futuro(“me oirá relatar las penas”) es utilizado para ubicar al enunciador en el aquí y ahora de la exposición del relato.
Otro elemento que pudimos rescatar es que cuando se trae la imagen de las coplas que brotan con la clara espontaneidad del agua vertiente, se la carga de tal movimiento y colorido de ambiente, de vida tan propia, que termina imponiendo su vigor de nueva originalidad, a pesar de ser una imagen recurrente en la poesía popular. Además, advertimos en la construcción del enunciado la apelación al lector(“empréstemr su atención”) en forma cada vez más amistosa, con el fin de convencerlo de que él tiene la verdad. Para alcanzar este objetivo también hace uso de otras estrategias, como la de introducir sus afirmaciones con proposiciones del tipo “téngalo por cosa cierta”, o intercalar refranes y sentencias en la narración, que le sirvan de apoyo a las opiniones del paisano. Por último, destacamos que en la construcción de las estrofas se recurre a ciertos vocablos(“tantas las miserias…tanto padecer…tanta aflición”) que resaltan las desdichadas experiencias que ha sufrido el gaucho, llegando al punto de compadecerse de sí mismo. Suponemos que los elementos observados en la construcción del enunciado están en función de la denuncia de las injusticias que padece el paisano y la defensa de su postura.              
2-  Describir la caracterización directa de Martín Fierro.

En este canto, como en el precedente y el posterior, Marín Fierro le concede la voz conductora al sargento Cruz, quien asume el papel de narrador, del yo protagónico. Cruz inicia el canto XI presentándonse como cantor y caracterizando su capacidad para el mismo. Dice que a diferencia de otros cuyo canto les sale con armonía(“como agua de manantial”), a él las coplas le brotan casi compulsivamente(“como ovejas de corral”). Una vez que surge el primer verso, los otros los van siguiendo, incontrolables, a pesar de su ignorancia que le hace trabajoso manifestarse(versos 1897 a 1902). Si bien para ambos casos extrae de la naturaleza los elementos de la comparación –el manantial y las ovejas-, existe una diferencia sustancial. La armonía está relacionada con la naturaleza animada; en cambio, la incontinencia suya para el canto lo está con la naturaleza animal: el rebaño de ovejas que una vez abierta la puerta del corral se atropellan por salir(1890 a 1897)
Ya en la cuarta estrofa, Cruz reflexiona sobre el contenido doloroso de sus coplas y , para ello, pasa a compartir –como más adelante- el destino desgraciado del gaucho relacionando las penas y el sufrimiento con la ignorancia (versos 1911 a 1914). Moverse en esa condición, como “gaucho” sin alivio, lo lleva a dar otra supuesta característica nueva, adquirida: la de ir endureciéndose, ensensibilizándose (versos 1915 a 1920).
Parte de su atuendo gaucho, insuficiente, es mostrado por Cruz en los versos 1933 y 1934 (“Yo tenía unas medias botas / con tamaños verdugones…”).
Su impaciencia natural y su característica de no iniciar una situación violenta aunque sí de responder a alguna que le viene de afuera e inmediatamente, las expresa en los versos 1947 a 1950, así como su coraje frontal (“…poco el peligro me espanta…”, verso 1978) y su capacidad de mantener su entereza aunque hubiera bebido, a pesar de que otros lo consideren ladino, traicionero (versos 1989 a 1992).
Sentirse a campo abierto es para Cruz la libertad, lo mismo que para todos los gauchos pero, como ya lo expresó anteriormente, es también el desarraigo. En estos versos, Cruz se desdobla y a la vez se unifica: él  y el gaucho matrero, un destino. Cruz no dejará de sentirse víctima del destino (“No hay fuerza contra el destino / que le ha señalado el cielo”). Si por un lado asocia la libertad al pensamiento inasible y al movimiento de las nubes por el viento –también inasibles pata el hombre- para manifestar la condición dramática del gaucho matrero –él mismo- utiliza la enumeración negativa:”que no tiene el que es matrero / nido, ni rancho, ni asiento”.
Concluye el canto con una reflexión acerca de la exposición a que está sujeto un gaucho en falta, aunque hay otros, seguramente, dispuestos a perdonarlo. En este último verso aparece una esperanza, una fe en el hombre inteligente (versos 2017 a 2022).

3-  Señalar qué otros personajes aparecen en el canto y cómo se los caracteriza.(carácter, tipo, estereotipo, etc.).

En el canto aparecen nuevos personajes: el guitarrero, una moza con la que Cruz bailó y “un gringo con un jusil”. Al guitarrero se lo describe como “un gaucho duro de boca” que se burla de Cruz. La moza se presenta como una integrante más del hembraje y no hay nunguna caracterización particular que la distinga del resto de las mujeres. Al gringo tampoco se lo describe (aparece sólo dos renglones); es parte de aquello contra lo cual Cruz se enfrenta. En este canto, así como en toda la obra en general, no hay una caracterización importante de los personajes. Por el contrario, aparecen como parte de las circunstancias que se presentan ante el sargento Cruz, como un conjunto, un estereotipo: el hembraje, el gauchaje. Por ejemplo, en lugar de descibirse una mujer en particular, hay frases como “se secretiaron las hembras” o caracterizaciones de las mujeres en general:”para prestar sus socorros / las mujeres no son lerdas”.
4-  ¿Cómo se incorpora el paisaje en este canto?

La alusión a las ovejas habla de ese campo relacionado con el trabajo del gaucho como arriero, pero en la mayor parte del canto XI el paisaje es el de la inmensa Pampa, de pajonales (“me refugié en los pajales / anduve entre los cardales”) de cielos abiertos modificados por el viento (“como las nubes al viento”), la Pampa de los avestruces (“a andar con los avestruces”). Al paisaje natural de la Pampa se suman esas interrupciones construidas por el hombre: los ranchos –no descriptos en el canto- y la ”…casa de baile / un rancho de mala muerte”.
5-  ¿Cuál es el tema principal y los subsidiarios de este canto?

El tema principal de este canto es el de “la injusticia de la que es víctima el gaucho ‘desgraciao’”, que es denunciada a través de una amarga queja(estrofa 346). Además de éste, podemos observar el tratamiento de algunos temas subsidiarios:
-   ‘la relación entre la ignorancia, y la desgracia y el padecer del gaucho’(“paga el gaucho su inorancia con la sangre de las venas”);
-   la vida en los bailes y pulperías, como elemento propio del gaucho;
-   el tema del destino y la predestinación con sentido fatalista; la aceptación del mismo como algo ineludible y natural, que no puede ser violentado;
-   “la falsía femenina”(“las mujeres son todas como mulas”);
-   ‘la mujer y su lugar secundario’;
-   un tema importantees ‘el vivir y la naturaleza del gaucho matreo’: las características legendarias del gaucho bravo(se lo puede ver como un héroe romántico amante de la libertad en todas las formas);
-   por último, un tema estrechamente relacionado con el principal: ‘la lucha del gaucho por la justicia y la libertad’.

6-  ¿Qué costumbres y aspectos de lo local revela el canto?

El canto revela diversos aspectos que recrean la época. Se muestran expresiones y rasgos característicos de la jerga de la época: bagual (caballo sin domar), gato (baile popular pampeano), fandango (baile, reunión, fiesta), changango (guitarra ordinaria), pango (alboroto, confusión), pericón (baile nativo argentino), etc. También la pulpería es un ejemplo de lo local. Entre los gauchos del siglo XIX, las milingas. Por lo demás, el canto en general denota una típica rutina del gaucho: va a una milonga, se enfrenta, mata y huye. El estilo de la narración con un gran número de expresiones locales, así como la presencia de costumbres características del siglo pasado, nos ambientan en el ámbito gauchesco de la época.
7-  Elegir tres estrofas y analizar la versificación, la rima, la construcción de la estrofa(comparación de la estrofa sextina o hernandiana con el párrafo de Martí), las figuras retóricas más profusas de la literatura gauchesca, las alteraciones morfológicas, y la construcción del campo lexical.

En el estudio de la métrica martinfierrista, se advierte que predomina la sextina, estrofa de seis versos octosílabos de rima consonante. Esta estrofa asume características muy peculiares en la composición de Hernández. La rima es a,b,b,c,c,b(con variaciones). Otra nota de originalidad reside en que el primer verso queda suelto(independiente de rima) y está seguido por dos pareados, rematados por un retorno a la rima de los primeros pareados. Aunque la mayoría de los versos son octosílabos, debemos exceptuar dos seguidillas de seis versos cada una, formadas por una copla más un estribillo de dos versos(versos 1957-1968; la primera seguidilla es la segunda estrofa citada). Los versos de esas seguidillas, tomados de la poesía folclórica, poseen cinco y siete sílabas.
La sextina casi siempre está construida en tres bloques:1) dos versos afirmativos plantean el tema en forma concreta; 2) los dos versos del medio constituyen casi siempre una divagación o referencia que subraya los anteriores; 3) los dos últimos cierran el planteo inicial con un dicho, con el que rematan firmemente la estructura. Cada estrofa es sólida, y la parte más débil queda en el medio. Los dos primeros versos están hechos con extremada precisión, y con los finales remacha cada una ajustadamente. Observemos que la unidad de sintaxis y aún de contenido está configurada por dos octosílabos.
Esta forma de construir la estrofa hernandiana se asemeja con la del párrafo de Martí , que desenvolvía la idea central en toda su magnitud escalonadamente a los largo de un período para rematarlo con una o más frases cortas como síntesis y consecuencia justa de lo afirmado anteriormente.
En cuanto a las figuras retóricas y su significado, vale recordar que la gente de campo es dada a metaforizar. Encuentra continuos motivos de comparación en todo lo que la rodea; de ahí que abunden los símiles. El estilo de nuestros gauchos abunda en metáforas y en el empleo constante de comparaciones tan extrañas como frecuentes. Hernández logró trasladar el habla oral del gaucho a la lengua escrita, con todas sus particularidades e imperfecciones, y reproducir aquellas palabras aparentemente rústicas, resabio, en realidad, del español arcaico. El Martín Fierro está escrito en una lengua rústica, mezcla del arcaismo español y de voces indígenas americanas, que comúnmente llamamos lengua gauchesca. Este modo de hablar, heredado de los colonizadores primeros, se conservó en nuestros campos y se transmitió, con las modificaciones del ambiente, de padres a hijos hasta la desaparición de los gauchos.
                              Rima              Alteraciones morfológicas         
                             consonante
Y aunque yo por mi inorancia        a                  supresión de consonante
con gran trabajo me esplico,         b                  sustitución(s por x)    
cuando llego a abrir el pico          b
téngaló por cosa cierta:             c                  doble acentuación
sale un verso y en la puerta          c
ya asoma el otro el hocico           b

“Las mujeres son todas             d
como las mulas;                   e
yo no digo que todas,               e  
pero hay algunas                   f
que a las aves que vuelan            f
les sacan plumas.”                 e 

Monté y me largué a los campos      g
Más libre que el pensamiento,        h
Como las nubes al viento,           h
a vivir sin paredero;                i                      sustitución(e por a)
que no tiene el que es matrero        i
nido, ni rancho, ni asiento.           h

[an error occurred while processing this directive]

miércoles, 2 de octubre de 2013

Video Abuela Grillo

Para ver el video visitar el siguiente link EN YOUTUBE.

https://www.youtube.com/watch?v=AXz4XPuB_BM
video

Leyenda sobre el agua y lluvia, Abuela Grillo.

ACTIVIDADES:
La Abuela Grillo
Género: Documental
Dirección: Denis Chapon
País: Bolivia- Dinamarca
Año: 2009
Duración: 12.40 minutos

 ACTIVIDADES
Guía de observación:
1. ¿Quién es la Abuela Grillo?
2. ¿Por qué la secuestran?
3. ¿Qué problemática plantea la película? 
4.DESCRIBA EN UN MÁXIMO DE DIEZ RENGLONES LAS DISTINTAS ESCENAS DEL DOCUMENTAL.
5.Busque información sobre el pueblo originario Ayoreo, 
6.Mencione todos los actores sociales que aparecen en el video.
7.¿Cuál es el problema central?, describa cómo se representa en el video.
8.Qué representa el agua para los diferentes grupos sociales.

 

 INFORMACIÓN

La tribu de los indios Ayoreo, estaba ubicada en el oriente boliviano, en el amazonas de Bolivia y Paraguay.
 Esta poblacion que en la actualidad esta atravezada por la civilización, tiene una leyenda sobre la lluvia, que fue tomada de soporte para realizar un video animado, que es precioso, y relata el control y comercio del agua, la privatizacion y mercantilizacion que han hecho muchos politicos en el gobierno  resultando en revueltas y conflictos sociales sobre este derecho existencial / fundamental.

“Abuela Grillo” es un Corto animado producido en Dinamarca por The Animation Workshop, Nicobis, Escorzo, y la Comunidad de Animadores Bolivianos. Se realizó durante el año 2009 junto a ocho animadores bolivianos que fueron becados durante cinco meses para aprender el arte del dibujo animado tradicional mientras se realizaba la película.


 Los Ayoreos fueron un pueblo indígena que vivió en lo que hoy es la frontera entre paraguay y Bolivia y fue muerto a manos de grupo religioso estadounidense: Misión Nuevas Tribus. Pero antes no se adaptaron a las misiones jesuiticas, en la mision de chiquitos de la cual huyeron y mas adelante estuvieron atravesados por la guerra Paraguayo Boliviana en sus territorios, teniendo conflictos para acceder al agua y a la sal.

Este corto casi no usa diálogos por lo que lo hace de carácter universal y cualquier niño en cualquier parte del mundo puede comprenderlo, esto me parece muy admirable. Después de “Abuela Grillo”, descubrí que la forma que buscaba para hablarles a los niños era lo audiovisual. Sería más eficaz atrapar su atención por medio de alguna realización, por ejemplo un cortometraje o alguna serie para la TV que en un aula.
TRADICIONES Y LEYENDAS
Tradición:
Los ayoreos creen en el sol, la luna y las estrellas tienen sus caminos en el cielo. En la mañana el sol atraviesa gatájnoque gateí por el oriente, y lo abandona por la tarde en el occidente. Allí es transportado por las ondulaciones del yote quedéjname, un rio subterráneo, hasta que vuelve a aparecer en el este.
Si de noche en la tierra, en jnaropié es de día, si es de día en la tierra la luna alumbra en jnaropié.
En un intento de explicar su mundo, los ayoreos separan la historia en dos partes diferentes, consideran que antes todas las cosas los seres vivos eran hombres (los antepasados jhanibajade), pero con el transcurso del tiempo, se transformaron en las cosas y seres que hoy son, (era de los ayoréode disi ejodé, hombres de la nueva generación) ya sea por voluntad, como castigo o por haber sido muerto por otro.
Cuentan que los momentos de peligro, sequias y tempestades, son anunciados por unos pájaros llamados asojna. Para afrontarlos, además de prácticas rituales, deben narrarse mitos que son como formulas mágicas (ujñarone). En los mitos relatan momentos de peligro pasados y como fueron superados; la efectividad del relato en casos de enfermedades reside no solo en su contenido, sino principalmente en la respiración expulsada al hablar, que aumenta mas soplando en la dirección donde se encuentra el peligro. Estos relatos ujñarones, se aplican para curar enfermedades y heridas, aunque se pueden usar también para causar daño o matar.
Cuando los ayoreos permiten integrarse a algún extraño y aceptar los usos de otra cultura, (los totobiegosodes) realizan una ceremonia que consiste en pintarse el rostro de color rojo y negro, también se cortan el cabello y comienzan a emitir una especie de quejidos o ayes en vos baja.




 


viernes, 27 de septiembre de 2013

Esc. Com. Gral. Manuel Belgrano 2º1º Mitos (F.P. próximo Miércoles)

TEXTO 1 Y LUEGO CONTINUAR CON EL TEXTO 2


De mitos y de cuentos
El mito. Intencionalidad estética y trama narrativa.
Los relatos acerca de los orígenes. El mito y la
literatura. La ficción.
Nos acercamos al mundo de la mitología, a historias lejanas que nos
cuentan acerca de los orígenes de los pueblos, de sus dioses y de sus héroes.
Aunque los mitos también nos acompañan en la vida cotidiana. ¿Escuchaste
hablar de “la luz mala” en el campo? ¿Y de lo que le ocurre al séptimo hijo
varón de una misma madre? ¿Y de lo que le pasa a una mujer embarazada si
no satisface sus antojos? Si no lo sabés, preguntales a tus padres o abuelos
que seguro los conocen.

Leé, ahora, este mito sobre la creación:

El mito de Osiris

En los orígenes sólo existía Nuu, el agua primordial, oscura y fría, que contenía el
germen de la vida futura.
Nuu lo ocupaba todo hasta que surgió, nacido por propia voluntad, sin padre ni
madre, Atom, el que hizo a los dioses y creó el Universo sin que él hubiera sido
creado. Atom se replegó sobre sí mismo y de él nació la primera pareja: Shu, dios
del aire y la luz, y Tefnut, diosa de la humedad. De ellos nacieron, estrechamente
unidos, Geb, dios-Tierra, creador de los minerales y las plantas, y Nut, la diosa-
Cielo.
Al poco tiempo, Shu separó violentamente a sus hijos, la Tierra y el Cielo, que
permanecían juntos en felicidad. Entonces, Geb quedó recostado y formó el suelo:
mientras Nut, con su gigantesco cuerpo, se arqueó sobre su esposo y formó la
bóveda celeste. En ese mismo momento, de ella surgieron, uno tras otro, cuatro
hijos: Osiris e Isis, Seth y Neftis, que conformaron las dos parejas que dieron
inicio a todo.
Con el paso de los años, el mundo se fue poblando y Osiris se transformó en un rey
bienhechor, que reveló a los egipcios el cultivo del trigo, de la cebada y de la vid,
les dio como alimento el pan, y como bebidas el vino y la cerveza. Más tarde
recorrió la Tierra entera para civilizarla.
A su retorno, cayó en una trampa que le tendió su hermano Seth, dios del mal y
demonio de la noche. Seth había hecho construir un cofre curiosamente tallado
cuya altura correspondía, intencionalmente, a la estatura poco normal de Osiris.
Durante la fiesta que celebraba por el retorno de su hermano, declaró que lo
entregaría a quien lo ocupara con exactitud. Muchos invitados lo intentaron sin
éxito y cuando lo hizo Osiris, cerraron el cofre, lo clavaron y lo tiraron al río Nilo.
Así por medio de engaños, logró que Osiris se metiera en un ataúd.
El ataúd fue a la deriva hasta el mar, las olas lo arrastraron a Biblos, y, finalmente,
lo depositaron al pie de un árbol que creció prodigiosamente hasta ocultarlo en su
interior. Al poco tiempo, lo fue a buscar allí su esposa Isis, quien consiguió ser
fecundada por su esposo muerto.
 Una vez traído a Heliópolis, en Egipto, el ataúd fue descubierto por Seth, quien
despedazó el cuerpo de Osiris y dispersó por las distintas provincias del país los
miembros cortados del cadáver de su hermano.
Entonces, Isis se puso a buscarlos, los recogió y lloró amargamente sobre ellos.
Así, generó las crecidas que brindarían fertilidad al Nilo. En cada lugar donde
encontraba alguno de los restos de su marido, erigía una tumba.

Con la ayuda de Neftis, esposa del malvado Seth, Isis encerró cada una de las
partes halladas, en una figura hecha de cera y de sustancias aromáticas, semejante
en tamaño a Osiris. Con la colaboración de Anubis, dios-perro especializado en el
arte de la momificación, reconstituyó a su esposo a quien dio un cuerpo eterno,
inmortal, reanimado para siempre por el poder de su magia. Reconstruido el cuerpo,
de él brotó transpiración, que contribuyó a aumentar más el caudal del Nilo.
A continuación, convocó a todas las clases sacerdotales. Unas después de las otras,
les hizo jurar el secreto de lo que ella les iba a confiar: primero anunció la
sepultura de Osiris; y después de recordar su obra benéfica, exhortó a todos los
sacerdotes a venerar a Osiris como un dios, a consagrarle uno de sus animales,
cualquiera que fuese, a honrar ese animal mientras viviese y a rendirle los mismos
honores después de muerto.
Durante años, Horus, hijo póstumo de Osiris, fue criado secretamente por Isis en
los pantanos de Khemmis, para vengar a su padre.
Cuando estuvo preparado, Horus, tras duros combates en los que perdió y recuperó
sucesivamente un ojo que más tarde ofrecería como talismán a su padre, logró
arrancar de manos de Seth su herencia y así, Osiris revivió triunfante en su hijo
que gobernó a Egipto. Por esto, los dioses reunidos en el tribunal que juzgaba los
conflictos de los dos hermanos, declararon a Seth vencido y proclamaron la
inmortalidad de Osiris como rey en el mundo de más allá; mientras que, en el mundo
terrestre, él reinaría en el cuerpo de su hijo y en el de sus futuros sucesores.
Desde que todo sucedió, los egipcios consideraron que estos hechos se repetían
cada año. Así que cada vez que terminaba la inundación porque cesaban el llanto de
Isis y el sudor de Osiris, se celebraban unas ceremonias que recordaban su
muerte. Y cuando comenzaba la siembra porque se retiraban las aguas del Nilo y
dejaban a descubierto la tierra blanda, lista para sembrar, se conmemoraba su
resurrección.
Todos estos ritos consideraban a la muerte como la puerta de la vida nueva. Osiris
renacía en Horus que, con la ayuda de Isis, vencía a Seth.
Desde entonces, la lucha entre Osiris-Horus y Seth, el bien y el mal, se repite
diariamente con la sucesión de los días y las noches y el cambio de las estaciones.
Horus es el sol naciente cuyos rayos vencen a Seth, dios del mal y de las tinieblas.
Osiris es el sol que con su brillo, alumbra la nueva vida desde el más allá y protege
el cultivo de los vegetales con los que se alimenta el hombre.
Isis es la luna que, con su débil luz, impide el triunfo de la noche.

La historia que acabás de leer pertenece a la mitología egipcia y nos da
una explicación acerca de cómo se fueron formando los distintos elementos de
la naturaleza. 

ACTIVIDAD 
1. Contestá a las siguientes preguntas:
2.¿Qué trata de explicar el mito de Osiris?
3.¿Quiénes son los protagonistas de la creación del mundo según el mito de Osiris?
4.¿Cómo son las explicaciones que ofrece el mito?